El desarrollo visto por los jóvenes

Artículo, 05.08.2015

El Día Internacional de la Juventud se celebra a nivel mundial desde el año 2000. Este evento brinda la ocasión de oír lo que las jóvenes y los jóvenes beneficiarios y contrapartes de la COSUDE tienen que decir. En Líbano, América Central, Zimbabue y Bosnia y Herzegovina, la juventud se compromete por un mundo mejor, menos desigual y más seguro. Retratos cruzados.

Un niño Melhim
Según Melhim, el proyecto de rehabilitación de escuelas apoyado por la COSUDE ha motivado a muchos jóvenes refugiados sirios a ir a la escuela. © COSUDE

Se llaman Melhim, Celeste, Thandiwe o Stefan y viven en los cuatro rincones del mundo. ¿Sus puntos en común? Una sólida fe en el futuro y todos son beneficiarios de proyectos de desarrollo financiados por la COSUDE. El Día Internacional de la Juventud celebrado por las Naciones Unidas desde el año 2000 recuerda que los jóvenes son plenamente actores de su destino. Definidos por el Fondo de Población de las Naciones Unidas como toda persona cuya edad está comprendida entre los 10 y los 24 años, los jóvenes representan casi el 25% de la población mundial.

En los proyectos que apoya, la COSUDE se esfuerza por tomar en cuenta las necesidades de los jóvenes implicándoles en la implementación de las acciones realizadas. Las prioridades no faltan si se piensa en las necesidades en materia de salud sexual y reproductiva, en el derecho a una educación de calidad, en el imperativo de la integración profesional o en los traumatismos sufridos por los jóvenes en las situaciones de conflicto.

Más de 60 millones de adolescentes a nivel mundial no tienen acceso a la escuela secundaria. Un número equivalente de jóvenes adultos está desempleado.  Muchos otros a duras penas se ganan la vida con empleos precarios. Se estima en un 12%  la proporción de mujeres que se han casado antes de cumplir los 15 años. Con o sin relación de causa-efecto, el suicidio es la principal causa de mortalidad entre los adolescentes de entre 15 y 19 años, seguida por el VIH/SIDA.

Contribuir al bienestar de los demás
Frente a estas cifras alarmantes, los doce testimonios aquí reunidos ofrecen un rayo de esperanza. Ellos evocan sin establecer un orden particular la alegría de ir a la escuela pese a la guerra que azota a Siria y la determinación de los jóvenes bosnios para encontrar un empleo. En América Central y en Zimbabue, ambos confrontados al riesgo de catástrofes y al flagelo del VIH/SIDA, lo que impresiona es la voluntad de los jóvenes de contribuir al bienestar de los demás y de la sociedad en su conjunto. Finalmente, el compromiso de la COSUDE da sus frutos.