Cooperación internacional

Manejo forestal sostenible para reducir los riesgos climáticos y la pobreza

El Día Internacional de los Bosques proclamado por la ONU se celebra el 21 de marzo para concienciar sobre la inmensa importancia de los bosques. A través de sus proyectos forestales, la COSUDE realiza una importante contribución a la protección del clima y a la reducción de la pobreza, como ilustra el ejemplo de los bosques de montaña de Sudamérica, donde el intercambio de conocimientos y el diálogo político van de la mano.

Imagen de un bosque en una ladera

Los bosques andinos actualmente cubren sólo del 5 al 10% de su superficie original. © Nicolas Villaume © Nicolas Villaume

«Ahora estamos capacitados en manejo forestal y hemos aprendido a no talar, a prevenir incendios y a organizarnos mejor. Por ejemplo, hemos construido un estanque en la montaña para almacenar agua de lluvia e introducido multas por la tala y quema de bosques. Estamos teniendo éxito, ¡nuestros manantiales llevan ahora más agua!»

Un hombre junto a un lago en un paisaje de montaña.
Los bosques andinos son importantes para el equilibrio hídrico regional. © Nicolas Villaume

Eso nos relata Crisólogo Palomino Ñahui. Es el alcalde de Kiuñalla, Apurímac, una localidad del altiplano andino ubicada en el centrosur de Perú. Su región participa en el Programa Bosques Andinos, implementado por la COSUDE en colaboración con las ONG Helvetas y CONDESAN.

Intercambio de conocimientos con la población local y diálogo político con los gobiernos

Paisaje de montaña con campos
El pueblo de Kiuñalla con los bosques que protegen el pueblo y los campos. © Nicolas Villaume

El Programa Bosques Andinos es una iniciativa regional que apoya a la población local y a las autoridades nacionales en un proceso continuo para reducir la vulnerabilidad de la población al cambio climático y preservar los importantes bosques andinos. La población local aprende a beneficiarse a nivel económico y social del uso ecológico del bosque. Las autoridades locales y las comunidades campesinas han introducido prácticas de manejo forestal sostenible, como la apicultura, la recolección de setas y plantas medicinales o el desarrollo de ofertas turísticas.

«La idea del programa es generar nuevas soluciones para la conservación de los bosques sobre la base de conocimientos tradicionales y en diálogo con la población local y las autoridades a todos los niveles. Estos resultados luego retroalimentan el diálogo político con los gobiernos nacionales», explica Kaspar Schmidt, asesor de programas de Helvetas en Perú. El programa apoya a los ministerios competentes de los países andinos a reforzar la importancia de sus bosques en las políticas y programas nacionales y aumentar los recursos destinados a la conservación de los bosques en los presupuestos públicos. «Queremos poner a disposición de los representantes de otras regiones montañosas las experiencias adquiridas en el programa», subraya Kaspar Schmidt.

Con el Programa Bosques Andinos y otros proyectos forestales en el Sudeste Asiático, los Balcanes o África, el Programa Global Cambio Climático y Medio Ambiente de la COSUDE contribuye al uso sostenible de los recursos naturales y a reducir la pobreza. El desarrollo sostenible es una prioridad de la Estrategia de política exterior 2020–2023 y de la Estrategia de cooperación internacional 2021–2024, en alineamiento con la Agenda 2030:

Proteger y restaurar los ecosistemas terrestres y promover su uso sostenible.
Objetivo 15 de la Agenda 2030

Deforestación y pobreza: un círculo vicioso

El aumento de la sequía y la modificación del régimen de lluvias debido al cambio climático, así como la deforestación de los bosques andinos tienen un impacto negativo directo en los medios de vida de la población local. La sobreexplotación para obtener leña, materias primas, pastos y tierras de cultivo provoca escasez de agua, sequedad de los suelos y un mayor riesgo de deslizamientos de tierra. La deforestación también influye negativamente en el clima local y global y, como consecuencia final, conduce al empobrecimiento humano. Cuanto más se explota el bosque, mayor es el empobrecimiento: es un círculo vicioso.

No sólo los bosques tropicales están amenazados

Alrededor de una cuarta parte de las personas afectadas por la pobreza en el mundo (especialmente las comunidades indígenas en los países tropicales) dependen directamente de los recursos forestales. Cada año se talan en el mundo unos 300.000 km2 de bosque. La mitad de esta superficie forestal son bosques tropicales en Brasil, el Congo e Indonesia. Pero la selva andina también está siendo víctima de la sobreexplotación: los bosques andinos relictos cubren sólo una pequeña parte de su superficie original.

Sin embargo, forman parte del punto caliente de biodiversidad de los Andes Tropicales. Con su amplio espectro de tipos de paisaje, zonas climáticas y comunidades vegetales, los bosques andinos se consideran una de las regiones con mayor diversidad biológica del planeta. Estos bosques también desempeñan un papel importante en la regulación del clima global y la provisión de agua a las comunidades y ciudades circundantes.

Datos sobre el bosque

  • Los bosques cubren más de una cuarta parte de la superficie terrestre.
  • El 80% de las especies terrestres (plantas y animales) vive en el bosque.
  • Los bosques limpian el aire almacenando unos 2.000 millones de toneladas de dióxido de carbono al año.
  • Los bosques regulan el equilibrio hídrico y protegen de las inundaciones.
  • Los bosques suministran madera, papel y alimentos.
  • Los bosques protegen contra flujos de lodo, aludes y desprendimientos de piedras.
  • Los bosques son importantes zonas de recreo para las personas.

Estrategia de Política Exterior 2020–2023

Sostenibilidad:

Suiza colabora con todos los actores relevantes a nivel nacional e internacional para promover la protección del medio ambiente y el uso responsable de los recursos naturales, así como el desarrollo económico y social sostenible.

La aplicación de la Agenda 2030 y la protección global del medio ambiente y el clima son de vital importancia.

Estrategia de Política Exterior 2020–2023

Volver a inicio